domingo, 15 de febrero de 2015

Mi experiencia donando maquillaje

Pues resulta que estoy metida en dos grupos cuyo fin es donar casi cualquier cosa con el fin de que alguien del grupo lo disfrute de manera gratuita. Cada uno tiene sus propias normas pero en realidad las de ambas son bastante similares. En este post quería compartir cómo me fue la experiencia de donar maquillaje en uno de esos grupos. 

Doné varios productos de maquillaje, algunos de ellos pertenecían a los "Productos que no sobrevivirán a 2014", ya que estaban en perfecto estado. Otros salieron del resto de productos que tenía en mi, mal llamada, colección de maquillaje. Entre ellos había, esas paletas pequeñas de perfumería con las que empecé a maquillarme, o dúos en los que ya habíamos gastado un color, pero el otro no nos va mucho, labiales que aunque están bien, no merece la pena vender porque su PVP era muy barato... Metí también algún lápiz de ojos negro, ya que tengo demasiados; en fin, un poco de todo.

Al final reuní bastantes cosillas, y para una sola persona me parecía excesivo. Por ejemplo, doné 3 sombras negras mate, que es demasiado para una sola persona, al final le pasaría como a mi, y acabaría por ser algo que nunca va a gastar. Por eso decidí hacer lotes para 3 personas distintas.

Cuando publiqué el anuncio, puse que prefería no enviar y que en principio sólo sería para entregar en mano en mi zona. Bueno, pues dio igual, mucha gente de la pidió dijo que pagaba los portes, es decir, que les hiciese el envío.

Por otro lado, está establecido que el anuncio esté publicado 24 horas antes de adjudicar para que lo pueda ver un número considerable de gente. Pues bien, como a las 4 horas ya estaba recibiendo presiones para decidir a quién se lo donaba. Todo eso aliñado con gente contándote sus problemas, cosa que tampoco se debe hacer para evitar, de nuevo, que el donante se sienta presionado.

Debido a que muchos de los candidatos eran de fuera, tuve que hacer una lista enorme con el nombre y la localidad de cada, en caso de que la hubieran puesto, que algunos ni eso, para ir descartando la gente de fuera. Como comprenderéis, esto además de ser un coñazo, dificultó y atrasó la decisión que debía tomar. Aún así, fui capaz de hacerlo (bien por mi) y entonces, contacté con las chicas que había elegido por privado para explicar el estado de los productos, si aceptaban la donación y si tenían alguna preferencia en concreto para intentar agradar a todas en la medida de lo posible. 

Pues bien, sólo contestó una de ellas...Después de recibir unos 20 mensajes privados de gente pidiéndome algo que ya había dicho que no enviaría y tener que responder mensajes de otros tantos que no tienen paciencia ninguna y que no comprenden que hay vida más allá de Facebook, me encuentro con que, dos de tres, no se han molestado en leerme...

En fin, una vez pasado un tiempo prudencial para que me respondiesen, porque como he dicho, hay más cosas que hacer, decido saltarme las normas y dar un último aviso en los comentarios de la publicación. Bien, como aún así no obtuve respuesta, decidí elegir a otras 3 personas a las que donaría una parte de todo de lo que me iba a deshacer. Volví a elegir a 3 porque me seguía pareciendo muchas cosas similares para la misma persona y podía sacar otro lote bien majo.

En este caso sí, respondieron las 3 casi al momento por lo que me volvió la ilusión por donar. Hice los 4 paquetes y conseguí, en un principio, quedar con todas el mismo día, con 3 por la mañana y con otra que no podía, por la tarde. Al final una de las chicas con las que había quedado por la mañana me avisó el día anterior de que no podía venir, y de las otras dos que quedaban, una de ellas llegó como 20 minutos tarde. Quizá más. De hecho me pilló de milagro porque me iba a ir. Con la otra la verdad que un placer, porque además de que llegó puntual, o mejor dicho, antes de la hora, fue una amor, superagradecida, conversamos unos minutitos, y siempre con gesto afable. La chica que se presentó tarde lo hizo con su pareja y su hija, sin pedir siquiera disculpas y un poco seca, que a ver, yo no me iba a tomar un café con ella, pero no sé, me pareció muy distante y con ganas de "dame lo que sea que me piro".

Con la mujer con la que quedé por la tarde fue otra de nuevo me subió los ánimos. Me trajo una cajita de bombones que ni de coña me esperaba y que por supuesto no tenía que llevarme, y de nuevo hablamos un poquito, que si la foto de facebook, que si su hija se había cargado sus coloretes, en fin, chorradas que se agradecen.

Al final la otra chica que me dijo que no podría quedar ese día en concreto y que ya me diría "mañana" no me volvió a hablar hasta que yo la contacté una semana más tarde, harta de esperar. Me dijo que había tenido un problema de salud pero sinceramente, no sé si creérmelo.

El resultado pues ya veis, un poco agridulce, aunque me quedo con esas dos personas a las que se les iluminó la cara al ver las cosas que, humildemente, yo les había cedido.

Ya siento la entrada tan larga, pero quería contar mi experiencia más o menos en condiciones para que sepáis lo que os podéis esperar en este tipo de grupos.

2 comentarios:

¿Me dejas tu opinión?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...